Sobretarot

Tarot Cabalistico: La perspectiva de Eliphas Lévi

El Tarot cabalistico nace de la relación entre las 22 láminas de los Arcanos Mayores del Tarot y las 22 letras hebreas.

Hablamos de Tarot cabalistico gracias a la interpretación del Tarot que llevó a cabo Alphonse Louis Constant, más conocido como Eliphas Lévi.

Sin embargo, un siglo antes que Eliphas Lévi, alrededor del año 1775 un erudito y sacerdote protestante, Antoine Court de Gébelin, inició la comprensión del Tarot cabalistico.   Court Gébelin presentó un minucioso estudio sobre el Tarot en el cual documentó los orígenes egipcios del Tarot.  La relevancia de esta contribución literaria del Tarot continúa teniendo eco entre los estudiosos de este campo.

Court Gébelin, señaló la correspondencia existente entre las 22 láminas de los Arcanos Mayores del Tarot y las 22 letras hebreas.  Así pues, se da inicio a la comprensión del Tarot cabalistico, desde su relación con su origen hebreo.

El enfoque de Eliphas Lévi y su obra “Dogma y ritual de alta magia”:




Fue Eliphas Lévi quien elaboró con detalle la relación entre los Arcanos del Tarot y el alfabeto hebreo.  Así pues, consolidó el Tarot cabalistico como línea de interpretación.  Eliphas Lévi nació en 1810, estudió sacerdocio, fue periodista y finalmente se dedicó al estudio de la magia y del Tarot.

En su obra “Dogma y ritual de alta magia”,  publicada en 1854, Eliphas Lévi señaló la conexión del Tarot con muchas tradiciones ocultas.  Entre ellas, los misterios egipcios, y por otra parte, el origen hebreo del Tarot.

En sus palabras, podemos contemplar las raíces del Tarot cabalistico:

“Cuando en Israel cesó el soberano sacerdocio, cuando todos los oráculos del mundo permanecieron silenciosos ante la Palabra que se convirtió en Hombre; cuando se perdió el Arca, se profanó el santuario y fue destruido el Templo; los misterios de Ephod y Theraphim no fueron ya grabados en oro y piedras preciosas, sino que fueron escritos.  O bien, dibujados por sabios cabalistas, primero en marfil, pergamino y cuero plateado y luego en simples cartones.  Éstos fueron siempre objeto de sospecha por parte de la iglesia oficial, por contener las claves de los misterios.  De esas tarjetas se derivaron los Tarots, cuya antigüedad le fue revelada a Court de Gébelin a través de la ciencia de los jeroglíficos y de los números”.

Eliphas lévi no solo vio al Tarot como un sistema de símbolos procedente de la antigüedad, sino como un instrumento o una clave para acceder a la sabiduría intemporal.

El Alfabeto Hebreo, el Árbol de la Vida y el Tarot cabalistico:

El alfabeto hebreo es más que un simple sistema de escritura; es una expresión de todos los hechos y de todas las fuerzas de la creación.

El alfabeto hebreo es más que un simple sistema de escritura: es una expresión de todos los hechos y de todas las fuerzas de la creación.  Estas fuerzas están organizadas en la estructura conocida como el Árbol de la vida, compuesta por diez esferas o Sephiroth.

Por su parte, las esferas del Árbol de la vida están conectadas por 22 senderos de sabiduría, cada uno de ellos designado por una letra hebrea.   En el Tarot cabalistico, Eliphas Lévi asignó cada uno de los 22 Arcanos Mayores del Tarot a los 22 senderos del árbol.  Del mismo modo acomodó los Arcanos menores, creando así un sistema completo que integraba el número, la palabra y la imagen.

Así pues, esta síntesis había sido durante siglos el gran sueño de los estudiosos del Tarot.

Correspondencia entre los Arcanos Mayores y el Arbol de la vida:




En el Tarot cabalistico con el tiempo, los 22 Arcanos mayores han sido asignados a los 22 senderos del Arbol de la Vida de formas diferentes.  A continuación, presentamos una de las más conocidas:

El Loco:  Sendero de Kether a Chokmah (Letra hebrea “Alef”=A)

El Mago: Sendero de Kether a Binah (Letra hebrea “Beth”=B)

La Sacerdotisa: Sendero de Kether a Tiphareth (Letra hebrea “Gimel”=G)

La Emperatriz: Sendero de Chokmah a Binah (Letra hebrea “Daleth”=D)

El Emperador: Sendero de Chokmah a Tifareth (Letra hebrea “Heh”)

El Hierofante: Sendero de Chokmah a Chesed (Letra hebrea “Vau”=V)

Los Amantes: Sendero de Binah a Tifareth (Letra hebrea “Zain”=Z)

La Carroza:  Sendero de Binah a Geburah (Letra hebrea “Cheth”=Ch)

La Fuerza: Sendero de Chesed a Geburah (Letra hebrea “Teth”=T)

El Ermitaño: Sendero de Chesed a Tifareth (Letra hebrea “Yod”=I)

La Rueda de la Fortuna:  Sendero de Chesed a Netzah (Letra hebrea “Kaph”=KH)

La Justicia: Sendero de Geburah a Tifareth (Letra hebrea “Lamed”=L)

El Ahorcado:  Sendero de Geburah a Hod (Letra hebrea “Mem”=M)

La Muerte: Sendero de Tifareth a Netzah (Letra hebrea “Nun”=N)

La Templanza: Sendero de Netzah a Hod (Letra hebrea “Samekh”=S)

El Diablo:  Sendero de Hod a Tifareth (Letra hebrea “Ayin”=HW)

La Torre: Sendero de Tifareth a Yesod (Letra hebrea “Peh”=P Ph)

La Estrella: Sendero de Yesod a Netzah (Letra hebrea “Tzaddi”=Ts)

La Luna: Sendero de Netzah a Malkut (Letra hebrea “Coph”=KQ)

El Sol: Sendero de Yesod a Hod (Letra hebrea “Resh”=R)

El Juicio: Sendero de Hod a Malkut (Letra hebrea “Shin”=Sh)

El Mundo:  Sendero de Malkut a Yesod (Letra hebrea “Tau”=Th)

El Tarot cabalistico como una enriquecedora propuesta

Así pues, podemos ver aquí la conexión existente entre los símbolos y representaciones de los Arcanos Mayores del Tarot.  Dicha relación reside en su conexión con los senderos del Arbol de la Vida y sus correspondientes letras del alfabeto hebreo.

Esta propuesta abre muchos caminos de interpretación en la línea conceptual y práctica del Tarot cabalistico.  Antes de asumir cualquier enfoque y validarlo, recomendamos estudiar las diferentes perspectivas y propuestas teóricas.  Este paso es necesario para el objetivo de enriquecer la visión y el ejercicio inherente al mundo del Tarot.