Sobretarot

Sobre Tarot la Torre: La destrucción de lo viejo

En el Arcano Mayor del Tarot aparecen dos arquetipos: la Torre Torre de Babel y al descenso del Espíritu Santo en Pentecostés.

El Arcano  del Tarot la Torre se centra en dos arquetipos muy específicos. Éstos son la Torre de Babel y el descenso del Espíritu Santo en Pentecostés.  La Torre de Babel simboliza los delirios de grandeza humanos que alimenta el ego.   El daño y distorsión ocasionados por estas ideas narcisistas resultó en su propia destrucción.   Así pues, se representa esta destrucción con el colapso de la torre y también con la “confusión de lenguas”.  Esta última comenzó en babilonia y provocó que los seres humanos dejaran de entenderse entre sí.

Por otra parte, las lenguas de fuego dorado en la carta del Tarot la Torre hacen alusión a Petencostés.   Ahora bien, el descenso del Espíritu simboliza lo contrario a lo ocurrido en Babel.  El Espíritu Santo se presenta ante los discípulos en forma de lenguas de fuego.  Así pues, cuando éstos comienzan a hablar, lo hacen en la lengua materna de quien los oye.  De este modo, en lugar de producirse una confusión de lenguas, se superan las barreras que dificultan el entendimiento entre los seres humanos.

Significado del Arcano del Tarot la Torre   




Para Bürger y Fiebig, el Arcano del Tarot la Torre nos habla de que ya no es posible actuar a medias.  Esto puede suponer que hemos de atravesar una etapa de agitación; un proceso de transformación profunda.  Gracias al movimiento brusco de los cimientos, podemos dejar atrás nuestras máscaras, nuestras viejas creencias.   Así pues, este proceso nos exige emplear toda nuestra energía.  Así pues, podremos comprobar que finalmente podemos protegernos de los excesos violentos;  esto es posible en la medida en que adquirimos mayor conciencia de las energías superiores y sutiles que nos prestan su apoyo.

La relación de la metáfora de Babel y Pentecostés con este proceso se funda en su polaridad.  Es decir que ambos representan dos formas contrarias en que podemos utilizar las energías superiores o más elevadas;  también simbolizan dos maneras distintas de alcanzar los extremos.  Por su parte, una de las formas es la violencia.  Ésta destruye y conduce al caos y a la confusión.  Por otro lado, está el amor;  el amor supera las barreras; en el caso de Pentecostés, las barreras lingüísticas.  De este modo, el amor da paso a la comprensión y al entendimiento más allá de los límites que nos condicionan.

Elementos simbólicos de la carta del Tarot la Torre

La torre del Tarot representa todo aquello que hemos construido y que es ajeno a la sabiduría divina de nuestro interior.  Así pues, esta torre pueden ser las antiguas creencias; como por ejemplo cuando creemos que las cosas materiales son más poderosas que el espíritu.   En este caso, se construye una torre de falsedad con una base muy inestable.

La torre colapsa y se destruye, porque algo en nuestro interior ya no puede resistir la tensión que debe soportar.  Por esta razón, tarde o temprano ha de derrumbarse.

En realidad, esta destrucción supone una gran oportunidad de aprendizaje para el alma.  Esto es verdad, aunque la mayoría de las personas ignoran este hecho y se centran en el aspecto negativo de la pérdida.

El fuego del Tarot la Torre simboliza la limpieza de todo lo negativo y lo obsoleto.  Al quemarlo, se abre paso a lo positivo y a todo lo que es necesario para empezar de nuevo; y así reemplazar todo lo que se ha perdido.  Según E. Waite, en esencia, ésta es la energía de la Muerte y de la Templanza combinadas; porque en el Tarot la Torre se desecha y se construye al mismo tiempo.

Tan pronto como las figuras humanas aterricen en las dentadas rocas de la realidad, recibirán el influjo de la sabiduría que necesitan para sobrevivir.  Y con esa sabiduría a su disposición, pueden dar el primer paso de regreso al camino verdadero del discernimiento;  esto es, construir una Torre mental, más que física, que los lleve hacia el cielo.

Una llamada a la acción




Cuando usted es forzado a aceptar la sabiduría, o cuando debe eliminar la ignorancia, aparecerá en el Tarot la Torre para permitirle que se prepare.  Si elige dejar ir lo que ya no necesita y acepta lo que sí, entonces las cosas marcharán más suavemente y sin frustraciones.  Sin embargo, si ignora la advertencia de la Torre y se aferra al “statu quo”, prepárese para una caída.  “Se ha quedado dormido y éste es su despertar espiritual”.

Cuanto aparece en el Tarot la Torre, hemos de saber que lo que parece muy seguro, no lo es en realidad.  Si hemos de afrontar un cambio, debemos aceptarlo con amor y no luchar contra él;  esto es, puesto que todos los cambios tienen lugar porque son necesarios.

Tarot la Torre para meditar: “La Transformación”

Aceptar con amor y sabiduría el cambio, es uno de los principales mensajes del Tarot la Torre.

 Meditar con el Arcano del Tarot la Torre, nos llama a trabajar espiritualmente con la energía de la Transformación.  Se trata de una energía muy similar a la de la Muerte, puesto que ambas son fuerzas destructivas, pero a su vez, creativas.

Esto ocurre cuando en lugar de fluir con libertad y aceptación la sabiduría divina que habita en nuestro interior, la hemos bloqueado inconscientemente con falsas creencias.  De este modo, la energía que queda bloqueada emerge con la fuerza de una tempestad; destruyendo todo aquello que la ha limitado, incluyéndonos a nosotros mismos.  Por esta razón, cuando  las viejas creencias y actitudes se convierten en obsoletas, será necesario deshacernos de ellas, aunque nos resistamos a ello.

Desafortunadamente, a los seres humanos nos cuesta mucho renunciar a nuestras creencias.  Esto es, porque nos resulta cómodo mantenerlas, al darnos una falsa sensación de seguridad.  Sin embargo, este esfuerzo por mantenernos en esta zona de confort nos trae la inevitable fuerza del cambio que arrasará de forma dolorosa todo aquello a lo que nos aferramos y que opaca nuestra luz interior.

Como señala E. Waite: “El poder del alma y de la mente es mucho mayor que la energía física y siempre podrá llevarnos a cualquier lugar.  El cobertor debe retirarse para que el niño pueda encontrar poder y seguridad en su interior, en lugar de hallarlo en algún objeto material”.