Sobretarot

El Tarot Visconti Sforza, la Minchate Florentina y el Tarot de Carlos VI:  los Tarots más antiguos




Parece existir un consenso entre los estudiosos del Tarot y del arte de la adivinación en que el Tarot Visconti Sforza es el más antiguo que se mantiene hasta nuestros días.     Este juego de cartas, que es un legado de la familias Visconti y Forza, pertenecientes a la nobleza de Milán se conserva en buenas condiciones, y al parecer está prácticamente completo.

Al parecer, el Tarot Visconti Sforza fue pintado a mano por Bonifacio Bembo, para ser entregado como regalo de la boda.  Se trataba de la ceremonia nupcial celebrada en el año 1432 de Bianca María Visconti (hija de Filippo María Visconti, duque de Milán) con el condottieri (soldado profesional) Francesco Sforza.

En la actualidad existen once versiones del Tarot Visconti Sforza, aunque ninguna de estas versiones está completa.  Hasta el momento se desconoce cuál de estas versiones conocidas del Tarot Visconti Sforza es la más antigua.

La mayor de estas versiones que ha sido bastante reproducida, está conformada por un juego de 74 cartas. Los Arcanos Mayores y las figuras no llevan números ni nombres; muchas de las cartas muestran los escudos de armas de las dos familias.

La mayoría de las figuras corresponden al tipo clásico, pero otras presentan variaciones más o menos importantes.  Así por ejemplo, en el Arcano Mayor del Carro aparece una mujer en lugar de un hombre; La Templanza está sustituida por La Esperanza; e incluso existe una carta, denominada “La Caridad” que no corresponde a ningún arcano conocido del Tarot.

La Minchiate Florentina




 Las variaciones mencionadas anteriormente del Tarot Visconti Sforza con relación al Tarot tradicional son atribuidas por algunos autores a la influencia del Tarot de la Minchiate Florentina.  Este último apareció en Florencia a principios del Siglo XV, y fue llamado “germini” por Aretino en 1543.

 

El Tarot de Minchiate Florentina alcanzó gran éxito en toda Italia e incluso se exportó a algunas regiones de Alemania y Francia.  Está conformado por noventa y siete cartas:  56 Arcanos Menores y 41 Arcanos Mayores.  De las 78 cartas del Tarot tradicional, se suprimió El Papa, pero se añadieron tres virtudes teologales, una virtud cardinal, La Prudencia, los cuatro elementos y los doce signos del zodiaco.

Del mismo modo en que las cartas del Tarot Visconti Sforza carecen de títulos o nombres y numeración, las cartas de La Minchiate Florentina, tampoco los llevan.  En el caso de este último, la representación de los caballeros son figuras de mitad hombre y mitad animal.   Esta baraja desapareció del mercado en la segunda mitad del siglo XIX.

El Tarot de Carlos VI

Por otro lado, en la Biblioteca Nacional de París se conservan 17 cartas antiguas, la mayoría de ellas Arcanos Mayoes, de borde plateado y fondos dorados.  Aunque en repetidas ocasiones se ha sugerido que estas cartas forman parte de los juegos comprados por el rey Carlos VI, en 1392, no hay ningún dato que lo confirme.  De hecho, incluso los ropajes de las figuras parecen ser de una época bastante superior.




Al parecer este juego de cartas fue pintado a finales del siglo XV y es procedente  del norte de Italia, seguramente de Venecia.  Sus láminas carecen de nombres o títulos, al igual que el Tarot Visconti Sforza y que el Tarot Minchiate Florentina.  Todas las cartas de este Tarot están pintadas a mano sobre pergamino, con un excelente nivel y calidad artística.  A pesar de las diferencias existentes entre este Tarot y el modelo clásico del Tarot, debe destacarse que éste hecho parece deberse a la intención del artista por mejorar la calidad pictórica de las ilustraciones.

Las 17 cartas del Tarot de Carlos VI:   El Emperador, El Papa, El Enamorado, El Carro, La Justicia, El Ermitaño, La Fuerza, El Ahorcado, La Muerte, La Templanza, La Torre, La Luna, El Sol, El Juicio, El Mundo, El Loco y el Valet o Sota de Espadas.

Aunque el Tarot de Carlos VI no es el más antiguo de los Tarots de los que se tiene registro, sigue siendo el más famoso. De allí su relevancia e influencia en el mundo del Tarot.

A propósito de la evolución del Tarot

 A finales del siglo XV los Tarots italianos (Tarot Visconti Sforza; Tarot Minchiate Florentina) y los Tarots Franceses (de Marsella), y también los de todo el resto de Europa habían ya evolucionado con diferentes diseños.  Desde principios del siglo XVI a mediados del XVIII su metamorfosis en cuanto a contenido, estilo, diseño y tamaño fue todavía mayor.

Sin duda, la invención de la imprenta a mediados del siglo XV ayudó enormemente a su difusión.  Esto es debido a que en lugar de tener que ser pintadas a mano, las cartas eran ya impresas con moldes de madera.